¿Trabajas en el centro de una gran capital, pero vives a las afueras o viceversa? Si es así, muy posiblemente te interese leer nuestro artículo, porque con seguridad estés invirtiendo más de una hora al día en ir y volver al trabajo. Sabemos que el acceso en transporte público puede ser una opción medioambiental recomendable, aunque no demasiado barata, y puede resolver el problema del aparcamiento, que en la mayoría de las capitales de provincia hace que llegar en coche al trabajo sea totalmente descartable si debemos abonar el coste del parquímetro. Por otro lado, es cierto que el tiempo empleado en viajar en transporte público es utilizado por muchos para ponerse al día con las noticias de actualidad leyendo los periódicos gratuitos que se dispensan en las bocas de metro y paradas de autobús, así como para leer sus libros favoritos o escuchar música. El coche, sin embargo, tiene mayores desventajas, ya que hay pocas cosas que se puedan hacer a la vez que se conduce y ninguna de ellas es aconsejable para tu seguridad. Por lo tanto, tu viaje de más de una hora en coche a diario será en cierto modo un tiempo de tu vida perdido. ¿Buscas una solución?

Si buscas poner remedio a estos largos trayectos para ir y volver de tu trabajo, probablemente comprar una moto pueda resultarte útil. Viajar en moto no solo te sale más económico en carburante (aunque sabemos que no dejarás de contaminar, sí que lo harás en menor medida), sino que también te ahorrará la mitad del tiempo en llegar a tu lugar de trabajo y te evitará el problema de los atascos y el aparcamiento. Si ya dispones de otro medio de transporte, comprendemos que añadir otro más puede ocasionarte nuevos gastos fijos, como el seguro y las revisiones; y es posible que tampoco dispongas en estos momentos de la cuantía necesaria para afrontar el gasto. Pero, ¿te imaginas la de cosas a las que podrías dedicar la hora al día (1×365 horas al año=6 días completos al año) que ahorrarías utilizando tu moto para ir trabajar? Un hora más de descanso, de estar con tus hijos y tu marido, de hacer deporte, de recoger la casa, de hacer la compra, de estar con tus amigos, de tomarte una cerveza en los días de verano…..

Piénsalo detenidamente, porque con los préstamos rápidos el dinero puede que ahora ya no sea un inconveniente para comprar tu nueva moto. Seguramente ya conozcas en qué consisten los préstamos rápidos, puesto que se están volviendo muy populares en estos momentos. Cada vez son más los usuarios que deciden utilizar la vía de los préstamos rápidos para obtener su crédito online a la hora de realizar sus compras por importes no demasiado elevados, ya que resultan una forma sencilla y rauda de obtener la financiación deseada. No lo dudes, y solicita más información sobre cómo disponer de tu crédito online para comprar tu nueva moto.